15 votos

Quien discute sobre si se puede matar a la propia madre no merece argumentos sino azotes.

Aristóteles